3 El método y el corpus literario

Una teoría científica es un sistema axiomático  por medio del cual se realiza un interpretación empírica del objeto que se analiza por medio de las reglas de correspondencia. Las reglas de correspondencia establecen una correlación entre los objetos o procesos reales y los conceptos abstractos de la teoría. El lenguaje de una teoría incluye dos clases de términos: los de la observación  y los teóricos. Los términos de la observación se refieren a objetos o a propiedades que pueden ser observadas o medidas. Los términos teóricos, por lo contrario, significan objetos y propiedades que no pueden ser observados ni medidos directamente; no obstante, dichos términos pueden inferidos o deducidos por medio de la observación directa. Una teoría tiene que ser deductiva.[1]

      H. Feigl construy\ un modelo conceptual en el que el <rea de acci\n de la teorRa se extiende desde la inmediatez de los hechos observacionales a la expresi\n formal de sus axiomas especRficos; dicho modelo consta de los siguientes peldaZos analRticos:

       a) los hechos observacionales se reducen a conceptos empRricos;

       b) los conceptos empRricos, a conceptos definidos;

      c) los conceptos definidos, a axiomas;

      d) y los axiomas, a f\rmulas l\gicas.[2]

   Segdn el modelo de H. Freigl, los postulados dependen del campo de observaci\n; y en consecuencia, cuanto m<s amplio sea Jste tanto mayor ser< el <mbito de acci\n de la formalizaci\n te\rica; y a la inversa, cuanto m<s restringido sea el espacio de los hechos o experiencia empRrica, tanto menor ser< el alcance de sus axiomas.

Aquí se intenta anexar los hechos literarios tomando como campo de observación el corpus literario universal. L. Knapp y W. B. Michaels sostienen que teorRa "is the name for all the ways that people have tried to stand outside practice"; "no one can reach a position outside practice," y por lo tanto: "The theoretical enterprise should therefore come to an end."[3]El malestar que produce en ciertos medios intelectuales la teorizaci\n literaria insta a S.H. Olsen a que prediga el fin de la TeorRa de la Literatura.[4] El ejercicio del an<lisis crRtico desprovisto del anhelo te\rico se transforma en una machacona enumeraci\n de las obviedades presentes en la obra literaria. Precisamente cuando el an<lisis literario se emprende sin el aval te\rico, se producen las acumulaciones sincrJticas y divergentes de posturas crRticas personales, que, al fin y al cabo, ponen de manifiesto lo rudimentario de toda metodologRa que se ufane de no ser racional y verosRmil. Para Ch.S. Peirce, de los cuatro mJtodos con los que se describe la realidad del mundo, s\lo el te\rico, el racional verosRmil, dignifica la inteligencia humana. Estos son los mJtodos enumeradas por Ch. S. Peirce:

a) el de la tenacidad, caracterizado por: "La repugnancia instintiva hacia un estado de <nimo indeciso, exagerada hasta un vago terror a la duda, hace que los hombres se apeguen esporádicamente a las opiniones ya aceptadas;"

b) el de la autoridad, cuyo objeto es "ofrecer las doctrinas correctas a la atención del pueblo, reiterarlas perpetuamente y enseñarlas a la juventud, teniendo al mismo tiempo el poder de impedir que las doctrinas contrarias sean enseñadas, defendidas o expresadas;"

c) el método de las preferencias naturales, por medio del cual se acepta única y exclusivamente aquello que mejor se adecda a nuestros gustos personales; y

d) el mJtodo de la ciencia: "Hay cosas reales, cuyos caracteres son enteramente independientes de nuestras opiniones acerca de ellos ... y podemos averiguar mediante el razonamiento c\mo son las cosas real y verdaderamente."[5]

     Es precisamente el intento de diseZar el autJntico ser del arte el que propici\ que se aplicase a la estJtica el concepto de teorRa, como ha hecho M. Weitz;[6] en el <mbito estrictamente literario, ha dedicado s\lidos estudios a la constituci\n de las teorRas literarias restringidas W.D. Mignolo,[7] y D. Maldavsky basa en la epistemologRa su teorRa general de la literatura.[8] Este es el ambiente epistemol\gico que reina en la exposici\n de los contenidos de la TeorRa de la Literatura, en cuya exposici\n se intentar< que prevalezca en todo momento el rigor y la ecuanimidad, por ser ambas vRas las dnicas capaces de hermanar los saberes literarios.



[1] Reichenbach, The philosophy of space and time, 1958; R. Carnap, 'Testability and meaning' en Philosophy of science, 3, 1936 and 4, 1937; C. G. Hempel, Fundamentals of concept formation in empirical science, 1952; R. B. Braithwaite, Scientific explanation, 1953; E. Nagel, The structure of science, 1961; R. Carnap, Philosophical foundations of physics, 1966.

    [2] "The 'Orthodox' View of Theories." Minnesota Studies in Philosophy of Science, eds. M. Radner y S. Winokur, University of Minnesota Press, vol. IV, p<g. 6.

    [3] "Against Theory." Critical Inquiry, Summer 1982, p<g. 472. TambiJn: "What is the Use of Theorizing about the Arts." In Search of Literary Theory. M.W. Bloombield, ed. Ithaca: Cornell University Press, 1972; W.J.T. Mitchell, ed. Against Theory: Literary Studies and the New Pragmatism. Chicago: University of Chicago, 1985; P. Parrinder. The Failure of Theory: Essays on Criticism and Comtemporary Ficction. Sussex: Harvester, 1987.

    [4] The End of Literary Theory. Cambridge: Cambridge University Press, 1987.

    [5] "La fijaci\n de la creencia." Mi alegato en favor del pragmatismo. Buenos Aires: Aguilar, 1971.

    [6] "The Role of Theory in Aesthetics." Journal of Aesthetics and Art Criticism, 15 (1956), p<gs. 27-35.

    [7]  W.D. Mignolo. "Dominios borrosos y dominios te\ricos. Ensayo de elucidaci\n conceptual." FilologRa, XX (1985), W.D. ")TeorRas literarias o teorRas de la literatura?. )QuJ son y para quJ sirven?. TeorRas literarias de la actualidad. Madrid: El Arquero, 1989, p<gs. 41-78.

    [8]TeorRa Literaria general. Buenos Aires: Paid\s, 1974.